MANOLO AVELLO, Manuel Fernández Rodríguez-Avello, periodista de la NUEVA ESPAÑA, en el Campo de San Franscisco, su escultura del artista, SANTARÚA, Vicente Menéndez Prendes

.

.

.

.

Ubicación: Campo San Francisco, en las inmediaciones de la zona de juegos infantiles y a la vista de la calle Conde Toreno.

Autor: Vicente Menéndez Prendes, «Santarúa».

Fecha de inauguración: jueves, 13 de marzo de 2003.

Material: bronce.

La obra. La estatua en memoria del que fuera cronista oficial de la ciudad de Oviedo durante 23 años, el entrañable periodista y radiofonista Manuel Fernández Rodríguez-Avello (fallecido en Oviedo el 24 de abril de 2002), tiene el mejor emplazamiento posible; se levanta a la sombra de tres magnolios a los que, cada primavera, Avello –quien solía sentarse en el lugar– dedicaba uno de sus artículos.

La pieza, realizada en bronce con acabado oxidado, representa al periodista escribiendo una de sus crónicas y con uno de sus brazos convertido en un periódico. Con los símbolos y los recursos plásticos a su alcance, Santarúa ha querido dejar constancia en su obra del carácter del cronista de la ciudad. Luis Riera Posadaalcalde de la Corporación que nombró a Manuel Avello para tal cargo «por su lucidez y amor a Oviedo»–, en el acto de inauguración destacó del busto de Santarúa «el gesto logradísimo entre serio y coñón que definía el gesto de Manolo». En cada cara del pedestal hay una placa donde figuran monumentos de la ciudad: la Universidad de Oviedo, el mercado del Fontán, San Isidoro El Real, la Foncalada, San Julián de los Prados, Santa María del Naranco, la Cruz de los Ángeles y el desaparecido carbayón, con su nombre en relieve y su traducción al braille. En el frontal, aparece una inscripción, firmada por la cronista de la ciudad y sucesora de Avello en el cargo, Carmen Ruiz-Tilve, y con el nombre del autor: «Gracias a su sensibilidad y fino humor conocimos otro Oviedo».

El personaje. La figura de Manuel Fernández-Rodríguez Avelloquien se definía como «católico, apostólico y prerrománico ovetense»–, nacido en 1924 y licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Oviedo, fue glosada por Ruiz-Tilve en el acto de inauguración del busto. Se refirió a él como «un asturiano de fino espíritu», con «un talante singular y un fino e irrepetible humor». Como periodista era «un todoterreno» y «un experto en el conocimiento del periodismo», dejando un imborrable recuerdo su paso por los diarios regionales «Región» y «La Nueva España», donde escribía sus artículos con el título de «El carbayón jovial», y por Radio Oviedo primero y Radio Asturias después con su exitoso programa «Cara y cruz», unas «charlinas breves» con las que «se convirtió en «órgano de opinión». De la faceta investigadora de Avello, la cronista resaltó sus estudios de pintores y escritores como Clarín, Pérez de Ayala o Juan Ochoa, sobre la Cámara Santa, así como el impulso dado por él –desde su condición de miembro del Instituto de Estudios Asturianos– a la creación de la hemeroteca provincial de Asturias.

Manolo Avello tiene también en su recuerdo una calle en Oviedo y está en posesión de la medalla de la ciudad.

*FUENTE

 

Anuncios

10 Respuestas a “MANOLO AVELLO, Manuel Fernández Rodríguez-Avello, periodista de la NUEVA ESPAÑA, en el Campo de San Franscisco, su escultura del artista, SANTARÚA, Vicente Menéndez Prendes


  1. Conferencia inaugural del XVI Congreso Astur-Galaico de Psiquiatría, pronunciada por Gustavo Bueno en el Colegio de Médicos de Oviedo, el viernes 9 de octubre de 2009, bajo el título “La distinción entre ética y moral”. Presenta al conferenciante el psiquiatra Julio Bobes. La reconstrucción por escrito de esta conferencia, bajo el título “Ética, Moral, Bioética, Derecho”, publicada en El Catoblepas, número 93, noviembre 2009:

    http://www.nodulo.org/ec/2009/n093p02.htm

     

     

  2. Pingback: 0VIEDO, ”La Ciudad”: «Oviedo es una ciudad deliciosa, exótica, bella, limpia, agradable, tranquila y peatonalizada; es como si no perteneciera a este mundo, como si no existiera… Oviedo es como un cuento de hadas», en palabras de Wood