¿Cómo llegar a Saint-Jean-Pied-de-Port? [Donibane Garazi en euskera] ¿y dónde alojarse una vez allí?

SAINT-JEAN-PIED-DE-PORT

(El inicio del Camino francés)

.

Como viajar es la oportunidad de conocer, o de regresar y seguir conociendo, yo optaré por dar los siguientes pasos:

– Partir cerca de la medianoche, en un autobús con destino, esta vez, a Donostia (San Sebastián) y no a Irún, y eso a pesar de que la experiencia de tratar de dormir algo durante el trayecto resultó desastrosa. Así que  eres un viajero que partes desde Avilés, Gijón u Oviedo, recuerda ser muy puntual porque es fácil que si no te andas con ojo te dejen en tierra… Sobre todo en Oviedo, donde  te aseguran que la parada obligatoria será de 20 minutos y luego depende de quién esté al frente del alsa esa madrugada no se responsabilizará en ningún caso de ”tu pérdida”… como fue el caso… Así que que lo que yo haré  será relajarme inmediatamente después de que me vea sentada en mi asiento y para despreocuparme pondré el despertador cuando nos estemos acercando a Donostia y una consigna donde desembarazarme de la mochila, claro, inmediatamente al llegar, porque he reservado una cama para esa noche pero no es necesario en ningún caso el trámite… ya que lo siguiente, bien desde Donostia, Irún o mismamente Bilbao, será tomar uno de los primeros euskotrenes que parten hacia Hendaya

.

[última actualización]

.

Es decir, Hendaya es en todos los casos el primer destino que queremos alcanzar para partir hacia Bayona.

.

Pamplona Estación de autobús Roncesvalles y luego un taxi

.

*NOVEDAD: AUTOBÚS PAMPLONA A SAINT-JEAN-PIED-DE-PORT [Temporada del 2012]

 

.

Pero estos que seguirán serán los pasos que esta vez daré, tras las otras experiencias. La primera vez me decidí por la opción Pamplona (viaje en tren,que hace que el tiempo sea muy justo para llegar a la estación de autobús en la que hay que situarse y por ello obliga a tomar un taxi hasta la misma, que es de donde parte el transporte hacia Roncesvalles).

.

http://autocaresartieda.com/?scc=roncesvalles

.

y ya en llegando a Roncesvalles la única solución será tomar un taxi a Saint-Jean-Pied-de-Port, y esto mismo uno puedo intentarlo en Pamplona, en la estación de autobús, ya que ayudándose de un cartel se pueden buscar compañeros de viaje para compartir el costo.

.

.

Aunque así, ni siquiera se profundiza en el paisaje de Francia.

.

Me dirijo a la estación de tren AMARA

http://www.euskotren.es/es/horarios

.

.

.

http://www.tgv-europe.es/es/billete-tren/

.

Luego, de poder elegir entre pasar algunas horas en Hendaya o en Bayona… a mí me atrae más Bayona.

.

.

Ya que Hendaya llegué a pisarlo y además conservo alguna visión de ello desde las alturas del monasterio de Guadalupe, que alberga una de las siete vírgenes negras de Guipuzcoa.

.

* Dpto. 64: Pyrénées-Atlantiques

.

http://www.tgv-europe.es/es/billete-tren/

.

Entonces, tengo entendido que es mejor reservar todos los billetes con tiempo menos, evidentemente, el del euskotren… a mí, en teoría, confían en tu palabra y no se paga por adelantado, me esperan ya en el siguiente albergue que os presento,  y que es el que de todas las opciones posibles, aunque después del de Huberta y Arno en el que era imposible conseguir hueco para la fecha del comienzo de mi camino en cuestión, fue el que verdaderamente me atrajo.

.

http://www.pelerinage-saint-jacques-compostelle.com/gite

.

Y como al día siguiente pienso pasar la tarde-noche en Orisson, imagino que tendré horas de sobra, entre un anochecer y el amanecer siguiente… para recorrer esas pintorescas calles… algo que anhelo con todo mi ser después de estos dos largos años que han transcurrido desde la última vez que me eché a andar por los caminos…

.

REFUGE ORISSON – Jean-Jacques ETCHANDY – BP 12 – 64220 UHART-CIZE
Telephone: 05.59.49.13.03 – Portable :  06.81.49.79.56

http://www.refuge-orisson.com/

En régimen también de media-pensión 32 euros y donde eres invitado a pagar por adelantado el importe a través de Paypal.

Pero este ir de Saint-Jean-Pied-de-Port a Roncesvalles puede afrontarse o bien, a través de la Ruta de Napoleón, de esta manera relajada en la que yo voy a hacerlo, partiendo la jornada en dos días, y por haberlo estudiado e intuir mis posibilidades reales, o bien derivando tu paso por Valcarlós – Luzaide (”camino oscuro”). Lo mejor es que observes los perfiles y conozcas otras experiencias.

.

Anuncios

20 Respuestas a “¿Cómo llegar a Saint-Jean-Pied-de-Port? [Donibane Garazi en euskera] ¿y dónde alojarse una vez allí?

  1. Buenas, aquí tenéis detalles. Gracias y buenos caminos para todos:

    === En tren hasta Hendaya ===

    * Desde Madrid, etc.
    ** Todos los días: 8:00 con llegada a las 13:51 y 16:00 con llegada a las 21:50.
    ** Precios: 54,60 euros en turista y 84,70 euros en preferente.
    ** Este tren de Renfe sale de Madrid Chamartín y hace parada en las estaciones de Segovia, Valladolid, Burgos, Miranda de Ebro, Vitoria/Gasteiz, Zumarraga, San Sebastián/Donostia e Irún.

    * Desde A Coruña, etc.
    ** Todos los días: 08:48 con llegada a las 20:54.
    ** Precios: 51,70 euros en turista y 68,50 euros en preferente.
    ** Este tren de Renfe sale de A Coruña y hace parada en las estaciones de Santiago De Compostela, O Carballino, Ourense, Monforte De Lemos, A Rua-Petin, O Barco de Valdeorras, Ponferrada, Bembibre, Astorga, León, Sahagún, Palencia, Burgos Rosa De Lima, Miranda de Ebro, Vitoria/Gasteiz, Altsasu, Zumarraga, San Sebastián/Donostia e Irún.

    * Desde Barcelona, etc.
    ** A Irún
    *** Todos los días: 07:35 con llegada a las 13:25 y 15:30 con llegada a las 21:33.
    *** Precios: 63,50 euros en turista y 84,00 euros en preferente.
    *** Este tren de Renfe sale de Barcelona-Sants y hace paradas en las estaciones de Camp Tarragona, Lleida, Zaragoza-Delicias, Tudela de Navarra, Pamplona y San Sebastian/Donostia.
    ** De Irún a Hendaya hay todos los días trenes de Euskotren aproximadamente cada media hora, costando el billete 1,50 euros.

    === En tren hasta San Juan Pie de Puerto ===

    Desde Hendaya se puede viajar en tren hasta San Juan Pie de Puerto haciendo escala en Bayona. Hay que coger el TER, el Transporte Exprés Regional. Hay varios trenes al día. De Hendaya a Bayona tarda unos 40 minutos y de Bayona a San Juan aproximadamente 1 hora y 20 minutos.

    Enlaces:
    *RENFE [Horarios]

    *EUSKOTREN

    * TER-SNCF: BAYONA / SAINT-JEAN-PIED-DE-PORT

    .

    .

  2. Kaixo!

    Solo quería comentarte que una vez en Donostia tienes la opción de coger un autobús directo a Baiona (Bayona, Bayonne), la compañia es Pesa de Lurraldebus, son 7.75€ y tarda 1h 30min.

     

    Bueno pues, un saludo.

  3. .

    El silencio más reconfortante secunda a la noche y a la calle Fermín Calbetón.

    .

    .

    En seguida camino por el puerto, dejando la calle Mari a mis espaldas, la crisis y sus recortes también deben haber afectado al Urgull, ya que el Cristo del Sagrado Corazón se esconde en la oscuridad. He leído que Dafoe, cuando estuvo en la ciudad promocionando La última tentación de Cristo, después de las copas, pensó que la imagen tenía algo que ver con la promoción del film, como yo lo sentí al nublarme la razón con txacoli y tu querida molécula. Pero algo mucho más maravilloso es experimentar el cómo como un goteo los que madrugan para hacer ejercicio y correr por las calles asoman desde todas las direcciones y concurren ahí. Son las 6h20min. Y el viento amenazante parece haber cesado.

    .

    .

    Un barrendero, al que saludo sonriente con un <<egunon>> me corresponde con una sonrisa semejante. Y el dueño del bar con el que éste charlaba amigablemente me indica que sólo barre el bar y que la cafetera tardará. Son las 6h30min cuando pago 1€70 por el billete a Hendaia.

    .

    .

    .

    .

    Ni me desprendo de las mochilas, por fin me he atado a ellas y así me siento, no incómoda, sobre un banco del andén.

    .

    .

    Y luego idénticamente en el vagón cuya máquina, moderna y en estupendas condiciones, parte cada media hora, así que las 7h27min camino por el apeadero de la estación de Hendaia, he ido fotografiando el amanecer…

    .

    .

    .

  4. .

    Camino por el apeadero de la estación de Hendaya, he ido fotografiando el amanecer, y en vez de atravesar en ese instante la puerta de ”GARE DE HENDAYE”, cruzo la calle y penetro en Casa José, al que publicita Amstel, y que será un craso error.

    .

    .

    Nadie atiende la barra. José también había cruzado la carretera, para atravesar las puertas que yo dejo de atravesar y proveerse de un diario… Quizá Le Monde, él español pero dice que eso da lo mismo. En cambio yo percibo que me encuentro en Francia -y así se lo digo- por el incremento de las tarifas, lo que inmediatamente detendrá mi consumo, ya liquidando el trozo de tortilla, no osaré más que pedirme un café. Serán 4€50 y él dirá que después de todo no es tanto. Fue evidente que no le agradó mi observación, aunque tampoco le llamé directamente ”ladrón”, que es lo que pienso hacer en cuanto lo detalle, al menos para mí misma y en mis impresiones como tal le etiqueto, porque Casa José no es la realidad que luego atravieso en Bayona. Pues otras dos barritas energéticas que consumo en ese baño deplorable, que por la cara que me pone al salir ni que me hubiera estado espiando. Y entonces logro saciar mi hambre primera y salgo por la puerta con viento fresco, que 9 euros son los que han tenido que desembolsar los que ocupaban la mesa del fondo y a mí, por lo que les he visto consumir, eso me ha parecido una obscenidad. Encima el tipo ”hace chistes” a costa de los demás, y ya es ahí cuando antes de penetrar en la estación una pareja con mochilas señala abiertamente y expresa ‘Casa José: ja, ja, ja’ -que sería una gracia, una broma que para ellos tendría algún sentido pero que a mí hasta me resultaba el marco perfecto para el ”timo de la estampita” que me parecía acababa de sufrir.

    .

    .

    Me dirigí al mostrador equivocado, eso para empezar pero ella comprendió lo de mi desorientación y a pesar de la mutua incomprensión ideomática me lo señaló, el correcto, sirviéndose del gesto.

    Era posible proveerse de un billete hasta Saint-Jean-Pied-de-Port, con transbordo en Baiona, por algo menos de 15 euros nDonibane Garazi, el nombre en euskera de la misma población, siendo Orreaga el de Roncesvalles. Sólo que el taxi había leído que podía rondar hasta los 80 o 90 euros e imaginando que no encontrase a nadie para compartirlo… eso volví a dejarme fuera de la competición. De este modo, al menos, con algo de Francia, algo más, entraría en contacto, me refiero al paisaje antes de los Pirineos…

    Tenía todavía más de una hora por delante pero me adentré por el pasadizo en busca de los andenes después de validar mi billete, esto, en teoría, tenía que hacerlo tan sólo una vez… En la ventanilla de venta te señalan las máquinas que sirven a ese propósito… con la suerte de encontrarme un revisor español que me confirmó que el Ter aquitaine partiría de ahí mismo a las 9h05min. Entonces, tranquila, ya que yo aburrirme habría sido difícil, me senté a escucharme hablar de la terapia con analista potencial, o lo que era lo mismo, donde el analista es el propio transferente, y el punto de ebullición de la terapia el máximo, de asignarle una cantidad de espacio, esto tan meditado que he regresado a realizar estos días…

    .

    De las dimensiones del Tiempo

    .

    …donde hoy, por ejemplo, habrás podido escuchar hablar de la metanoia en relación al kayrós pero también a la reconstitución…. Como decía la señora Arendt: <<el perdón nos compensa de la irrevocabilidad del pasado y la promesa nos compensa de la incertidumbre del porvenir>>.

    .

    Yo lo que percibí delante de aquel vagón de tren, avejentado vagón, incluso más que los que desde Gijón se dirigen a la cuenca minera, Sama, donde estuve el viernes… fue un deseo de hacerte saber de mí en ese preciso instante y no después, días después, como había previsto. Hacerle saber al que había sido mi analista potencial… Entonces yo ahí y un tipo se acerca con sus maletas y se sienta a mi lado, era portugués y más o menos podía entenderlo. <<No señor, yo frío no tengo>>. Sé que no será pero he desconectado el teléfono por si se te ocurre enviarme una sonrisa de vuelta. <<No señor, no veo la televisión y además me da exactamente lo mismo que el Barcelona pierda>>.

    .

    .

    Pero era agradable y hasta podría decirse que cariñoso, la ansiedad le ganará la partida a medida que avanzan los minutos y abrirá y cerrará varias veces cada maleta para cerciorarse de su contenido, latas de salchichas, chorizos de un olor delicioso, entre las camisas y los pantalones, porque en algún momento me animará a subirme con él al tren, sabiendo, porque también de eso se cerciorará con un operario, que ese es en el que nos vamos pero se dormirá inmediatamente en su asiento.

    .

    .

    Yo algo incómoda, por la mirada de un jovencito, son varios amigos, me giraré en la dirección en la que se mueve la máquina, cuyos cristales no han recibido un lavado parece que en muchos meses. Esto será así porque lo atestiguan las fotografías, que yo en aquellas horas creo que son mis propios ojos. Ha comenzado un calvario, las lentillas nublarán mis ojos por completo, me temo que por alguna proteína que produzco al emocionarme, ya que en el mensaje que te hago llegar yo te recuerdo intensamente.

    .

    .

    Era la costa francesa, en un día gris, tan gris, que si alguna vez tuvo talante azul era difícil imaginárselo.

    .

    .

    Bayona me pone en pie. El joven que me hizo sentir incómoda con su mirada se encuentra ahora a mis espaldas. <<Es peregrina>> <<Lleva la concha>>. Hablan en portugués y les entiendo. Ellos también, aunque titanes de la bicicleta. Esto por algo… el decirlo así. Yo, realmente sí, había despojado a mi ventana de la concha, aquella misma que le arrebaté a la Cruz de Ferro, en el tránsito de la primavera del 2010, y la había anudado a las cuerdas de mi mochila sin demasiada convicción… Es más, presintiendo que más tarde o más pronto me vería libre de ella y esperando sin desesperar ese momento. La concha es exótica, ya que escritas, en tinta negra, sobre ella, unas palabras orientales me identifican o vete tú a saber qué…

    .

    .

    Aquella primavera de andadura cannábica era una yo más contigo que nunca. Aquí soy sola pero dentro de una realidad que encajo y donde así deseo continuar. Pero no lo lograré del todo ya que este joven consigue entrar en contacto conmigo. Eso le hace sonreírme, a mí alejarme en seguida. No comprendo el interés que pueda despertarle, a mí me habría gustado que ninguno.

    .

  5. .

    Todo es una bruma. He dejado de ver prácticamente y sé que el estado de mi visión seguirá empeorando sino le pongo remedio. He comenzado a andar en dirección al puente de Saint-Sprit.

    .

    .

    .

    .

    Como poco, si tomaba el primer tren a Donibane Garazi, el primero que fuera posible, disponía de dos horas para visitar Bayona. Leo en un cartel L’Atalante y L’Autre Cinéma sólo que allí se desdibuja, aunque eso todavía no me hace desistir.

    .

    .

    .

    .

    Sin embargo, recuerdo haber vislumbrado la cruz verde de una farmacia antes de sostenerme sobre el puente y la prudencia me incita a regresar.

    Así que ya como perdida entre las sombras me impulso a cruzar esa avenida y en el interior logro hacerme entender en seguida. Me asombra que la lágrima artificial que me tiende no alcance un importe de dos euros siquiera. En Viana pagaré casi seis por una cantidad igual de humectante. Y luego el café, muy rico, solo, de nuevo al otro lado de la carretera, como en España mismamente, un euro y veinte céntimos. Pero el baño es oscuro y no me animo a desprenderme de ellas para limpiarlas por temor a perderlas y sentirme más desvalida; así que me tomo otro café y renuncio a mi paseo por Bayona, y en seguida regreso a la estación, a los andenes, a lo conocido. El portugués todavía no ha finalizado viaje, allí seguía, en el trayecto dormitó y su humor había empeorado, un rictus le recorre la espera pero me saluda inclinando la cabeza con desgana. No he sido demasiado simpática con él y para mí habría comenzado inmejorablemente esa vida que era la personalidad de la viajera en una aventura sin más que ese principio.

    .

  6. .

    Pero la personalidad de la viajera está a punto de perturbarse… Camino por el andén número seis tras una mujer con falda corta de loneta gris, mochila, tenis pero medias de licra color chocolate que broncean sus piernas, también calcetines, y me recuerdo a mí hace años cuando era capaz de semejante idea parvularia, cuando sólo era vanidad. Ahora lo veo así y me pregunto si esta mujer, creo que bastante mayor que yo, estará dispuesta a afrontar su camino de esta guisa… mi mochila es dos veces más voluminosa que la suya y, sin embargo, pesa menos de la mitad que la suya; aunque yo me sirvo de dos y eso pueda resultar incomprensible para muchos, no para los que incluso se deciden a no olvidarse su portátil en casa, que no es mi caso… Me pregunto qué cosas habrá decidido llevar consigo esta holandesa para que una mochila tan mínima pueda llegar a pesar tanto pero no logro aventurar ni una sola respuesta lógica o intuitiva.

    Estábamos una sentada al lado de la otra sin hacer ningún esfuerzo por comunicarnos cuando otro ”peregrino” se sumó al banco y cuando John de Canada se decidió a dirigirse a mi compañera y ellos comenzaron a hablar, aunque al final nos presentamos los cuatro. Yo que digo siempre <<aidontspikinglish, sorry>>, y Jean Michel que tampoco aunque sí algo de español si se le hablaba despacio… y ellos dos que conversan en inglés, animadamente y él que introduce a su mujer en la conversación de inmediato, creyendo yo entenderle que primero ella había realizado la peregrinación y en ese instante es él quien persigue la misma meta que ella… cuando el francés se levanta, que me pregunto qué hacía ahí sentado entonces, y nos pide los billetes a todos para ir a validarlos. A mí esto que no me hace ninguna gracia, ya que creo haberle entendido a la mujer que me lo entregó… que con una vez que se realizase la operación era suficiente, así que se lo enseño, como para explicarle que yo nada necesito suyo pero él me lo arranca de las manos y cuando me lo regresa me retorna otro que no era el mío, porque el importe era significativamente diferente pero decido no darle mayor importancia al asunto y le agradezco el gesto… John, el canadiense, ha regresado a su banco y nosotros a nuestro silencio, cuando casi media hora antes de la salida muchos peregrinos, o caminantes o viajeros, casi tantos o incluso más que con los que coincides en la estación de autobuses de Pamplona y con destino a Roncesvalles… nos hemos dirigido al Ter y yo me he inclinado por ese asiento entre los vagones con la esperanza de poder levantarme a mi antojo durante el recorrido, para ir de un cristal a otro en la misión de reconocer la escasa Francia por la que voy a transitar. Esos 52 kilómetros que distancian a la costa del interior pirenaico. 54 habían sido los recorrido hasta ese momento.

    .

    .

    Con tan pésima fortuna que Nunno, el joven portugués de 26 años, decide hacerme compañía con la finalidad él de saber algo más de mí y yo enterarme de todas las aventuras de ellos y comenzando por su grupo deportivo, el de una noble villa en concreto… Pero ya yo estaba sonriéndole a Nunno en sus esfuerzos por incorporarme a su experiencia y era demasiado tarde, porque sucumbía, de nuevo, en la trampa de mi amabilidad.

    .

    .

    Jean Michel también se había sentado frente a mí y también sonreía pero creo que del mismo modo que yo, sin gota alguna de auténtica simpatía. Sin embargo, cuando el políglota del grupo me tendió sus hojas para que escribiese en ellas cualquier cosa… no me importó albergarme en ese gesto durante algunos minutos, y, por fin, Libe, alguna parada más adelante se incorporó a la experiencia.

    .

    .

    Libe, una dama encantadora que me entregó su tarjeta profesional en francés y en euskera pero que también dominaba a la perfección el español y que logró borrarme la sonrisa cuando me dijo que ella quería recomendarme unas células de propiedades milagrosas. Se trataba de LIFEWAVE, y ella era una maestra de reiki, para Libe la mejor medicina del mundo… Mi concepto de esta mujer osciló radicalmente durante esos breves segundos y me sentí violentada pero evité entrar en ninguna polémica con ella, sólo le dije que yo prefería buscar resultados por métodos absolutamente naturales y a través del conocimiento.

    .

    .

    Este fraude de conversación a cambio de la pérdida de unos paisajes que de soslayo, me dijo el alma, en la claustrofobia de ese vagón, me hubieran arrebatado más de un suspiro. Pero había claudicado a la banal socialización del entorno, y eso debía de servirme de partitura. La música de la que quería disfrutar era una preñada de soledad. La inspiración, la que me acompañaba, lo hacía desde lo profundo, y difícilmente iba a poder ser desterrada ni por nada ni por nadie. No es que yo me negara a ello en absoluto, como había sucedido en la primavera del 2010 ”contigo”… Es que los meses desde los que trascendía, de primavera a primavera, tras aquel invierno del kárstico nihilismo, han sido, en mi interior, tu ”Grande Fuga”… Con esa pasión inefable los he abrazado. Así que cuando ella me puso entre las manos el horario del tren, para que lo conservara como recuerdo, yo en seguida se lo tendí a ellos, que extrañados me preguntaron qué hacía, <<No cargar con ningún peso innecesario. Lo que nunca he hecho y lo que he venido a hacer>>.

    .

    .

    Y recuerdo que en Saint-Jean-Pied-de-Port, en la misma estación, hice por aislarme de todos, aunque tuve la sensación de que la postura era mutua. Despreocupándome hasta de Nunno, y sabiendo que difícilmente volvería a ver a ninguno de ellos, ya que ese mismo día contaban hacer noche en Roncesvalles, y sin descender de la bicicleta, aunque Libe les había adelantado que jamás había visto a ningún ciclista coronando con éxito la aventura… Ellos se sentían muy seguros de que así sería… Yo lo dudo bastante, aunque sólo durante uno o dos kilómetros, a la sumo tres. Lo demás épica.

    .

  7. .

    .

    Según cuenta la leyenda, la ciudad fue creada en el año 716 por el rey de Pamplona García Ximenez… No obstante hubo que esperar el final del siglo XII para que se reconozca oficialmente el nombre de San Juan del Pie de Portus, como capital de las tierras de Ultrapuertos, en un documento firmado por el rey Sancho VII el Fuerte, rey de Navarra. Saint-Jean-Pied-de-Port debe su nombre a su situación geográfica al ”pie” de los puertos pirenaicos (portus en latín) y a sus protectores sucesivos, primero San Juan el Evagelista y después San Juan el Bautista.

    .

    .

    UNA ETAPA HISTÓRICA EN EL CAMINO DE LOS MONTES PIRENAICOS

    A la vez plaza fuerte, ciudad frontera y cruce comercial al pie del pirineo, Saint-Jean-Pied-de-Port es una etapa histórica en una de las rutas más antiguas de Europa entre Francia y España. Los puertos de Arnostéguy (1236m), Bentarte (1134m), Lepoeder (1440m) o Ibañeta (1057m) siempre fueron considerados como los pasos ”fáciles” de la cordillera. A lo largo de los siglos en esta ”tierra de alturas”, las rutas de los ”puertos de Cize” fueron sucesivamente caminos de trashumancia, vía romana, itinerarios de invasión, caminos de peregrinación hacia Compostela, ruta militar. Hasta ser hoy un lugar de excursiones sumamente interesante.

    .

    .

    UN VINO TÍPICO DE ESTA TIERRA: EL IROULÉGUY

    En los siglos XIV y XV, los canónigos de Roncesvalles ya producían el iroulegy. El viñedo cubre 120 hectáreas y abarca unos veinte municipios. Este típico vino vasco, tinto o rosado, obtuvo una AOC (denominación de origen) en 1970.

    .

    .

    LA TRADICIÓN DE LA SIDRA

    En el país vasco, durante tiempo, los viñedos lindaron con los manzanos. La sidra fue mencionada en 1084, en un documento firmado por el rey de Navarra Sancho el Mayor. En el s. XVI, la sidra se consideraba como ”alimento principal”… mucho más barata que el vino, el cual se solía reservar para los momentos excepcionales. No duden en pasar la puerta de una sidrería.

  8. .

    A principios del s.XVI, el castillo medieval de origen, edificado sobre el cerro fue arrasado por los españoles después de un sitio de veintiuno días… Un contexto de conflictos permanentes entre Francia y España provocó la decisión de convertir Saint-Jean-Pied-de-Port en una ciudad de guarnición entre Pamplona y Bayona. Durante el decenio de 1620, la ciudadela tomó forma. Las murallas reforzadas de cuatro bastiones angulares y el edificio de la puerta real son construidos. La ciudad se convirtió en un puesto militar estratégico para las tropas francesas. De ahí podían tomar de revés a las fuerzas españolas en puesto entre San Sebastián y el Bidasoa pero también proteger Bayona y Orthez.

    .

    .

    LA MARCA DE VAUBAN

    Louis XIV encomendó a su Comisario de Fortificaciones, Sebastien le Pestre de Vauban, reforzará la protección del reino. Vino a inspeccionar la ciudadela de Saint-Jean-Pied-de-Port, sugiriendo algunas modificaciones. Consecutivo al informe oficial que redactó en 1685, se realizaron nuevos cuarteles, subterráneos y una ”puerta de socorro” en el frente Este. Una última campaña de trabajos intervino en 1728-1730 con la construcción de una medialuna al Este, una cisterna al interior de la plaza y el prolongamiento de las murallas de la antigua ciudad hasta los bastiones. Este dispositivo de defensa moderno hizo que la ciudadela de Saint-Jean-Pied-de-Port desempeñase un papel de primer orden durante las guerras de la Revolución y del imperio y de resistir a un sitio en 1814.

    .

    .

    SAINT-JEAN-PIED-DE-PORT CIUDAD DE GUARNICIÓN

    A partir del s.XVIII, la vida de la pequeña ciudad transcurría al ritmo de los ejercicios militares, la llegada y la salida de los convoyes, la presencia de los soldados… En 1750 la ciudadela albergaba a un batallón de 500 hombres.

    .

    .

    LA CIUDADELA HOY

    La ciudadela perdió su calificación de obra militar en 1920 antes de ser clasificada Monumento Histórico en 1963; hoy día es un colegio.

    .

  9. .

    Ya en el s. XII, apogeo de la peregrinación, miles de peregrinos coincidían hacia el País Vasco viniendo de las rutas de Tours, Vézelay y del Puy-en-Velay. Afluyendo de toda Europa, los ”caminantes de Dios” van a venerar la sepultura del apóstol Santiago en los confines de Galicia. Una peregrinación destinada a salvar las almas y perdonar los pecados. Allá por el pueblo de Ostabat, estas vías coinciden en un camino único que lleva a Saint-Jean-le-Vieux y a Saint-Jean-Pied-de-Port, ”llave de los puertos de Cize”, última etapa antes de la tan temida prueba del paso de los Pirineos...

    .

    .

    LA TRADICIÓN DE ACOGER A LOS PEREGRINOS

    Una vez pasada la Puerta de Santiago los peregrinos de la Edad Media buscaban cobijo… Las hostelerías de la actual calle de la ciudadela albergan a los más acomodados, mientras que el hospital Santa María, situado al final de la calle, recibía caritativamente a los pobres y a los enfermos. Como muchos establecimientos de aquella época, el hospital comunica con la iglesia de la ciudad Notre-Dame-du-Bout-Du-Pont, atendiendo así, ”los cuerpos y las almas”.

    .

    .

    Ya en el s.XI, la tradición de hospitalidad y asistencia que predicaba la iglesia medieval se manifiesta en el camino de Santiago de Compostela. Se multiplican los hospitales fundados por órdenes religiosos pero también por comunidades laicas tales como los ”donatos’, tan presentes en el País Vasco.

    .

    .

    PEREGRINOS MODERNOS

    Saint-Jean-Pied-de-Port sigue siendo una etapa jacobea muy concurrida. Cada año hacen noche numerosos peregrinos de todas nacionalidades. La ”Maison Laborde” (Casa Laborde) en el número 39 de la calle de la ciudadela, perpetúa la tradición de acogida.

    .

  10. .

    Paradoja de la historia o del idioma… La ”Cárcel de Los Obispos”, edificio medieval, no es ninguna manifestación de los poderes judiciales de la iglesia de la Baja Navarra. Si bien Saint-Jean-Pied-de-Port fue residencia episcopal en la época del gran cisma de Occidente en los siglos XIV y XV, el uso del edificio como cárcel es mucho más reciente y se remonta al s.XVIII.

    .

    .

    EXPOSICIÓN HISTÓRICA SOBRE EL CAMINO DE SANTIAGO <<EL GRAN CAMINO>>

    Desde el s.XI, Europa es entrecruzada por una red vasta de senderos que llevan a Compostela. Casi todos convergen en Saint-Jean-Pied-de-Port. El objetivo de esta exposición es permitirte descubrir la realidad de una peregrinación en la Edad Media. Todos, creyentes o no creyentes, que siguen las pisadas de los peregrinos medievales de Santiago, son testimonios vivos de esa tradición.

    .

    .

    Este año, esta exhibición va a dar la bienvenida a su 150.ooo visitante. Eso es nada en comparación con los millones de hombres y mujeres que pisaron los adoquines de este camino antes de ellos.

    Dedicamos esta exhibición en La Prisión de los Obispos al recuerdo de todos esos visitantes infatigables.

    ¡Si eres un peregrino o simplemente un turista, Bienvenido en la Capital de Baja Navarra!

  11. PUERTA DE NAVARRA. ACCESO AL MERCADO Y A LOS TENDERETES

    En la Edad Media, Saint-Jean-Pied-de-Port asentó su vocación de punto de encuentro comercial del país de Cize y de las tierras de Ultrapuertos. ¡Imaginen la afluencia y el ruido de los días de mercado cerca de esta puerta de Navarra! Comerciantes ambulantes, campesinos, artesanos, pastores… invadían la pequeña plaza y el capitel (la ”plaza del rey”). Los carros sobrecargados pasaban difícilmente por la puerta de ojiva. ¡Observen! Aún se ven las huellas de los adoquines. Las personas que entraban en Saint-Jean-Pied-de-Port, tenían que abonar un derecho de entrada. Para eso estaba el recaudador de impuestos, encargado por el rey de cobrar los peajes y las tasas sobre las mercancías vendidas. Este opulento mercado medieval también atraía a los peregrinos que iban rumbo a Santiago de Compostela. Muchos eran los que pasaban la noche en las hostelerías de la ciudad antes de la etapa en Roncesvalles.

    .

    .

    LOS TENDERETES

    Almadreñeros, zapateros, tejedores, sastres, sombrereros, herreros, curtideros, carniceros, charcuteros, guarnicioneros, cerrajeros o barberos… aún se pueden ver las huellas de estos gremios en los dinteles.

    .

    .

    LAS RIQUEZAS LOCALES

    Las manufacturas y los comercios de la lana, las curtiderías de las orillas del río Nive, las exploraciones forestales del bosque de Iraty, la crianza de cerdos y la fabricación de jamón: las canteras de gres rosa, los productos de los pastores (queso y lana), la sal, los cereales, la viña…

    .

    .

    UNA MURALLA CUATRO PUERTAS

    Rodeada por una muralla, se accede a la antigua ciudad de Saint-Jean-Pied-de-Port por cuatro puertas: la Puerta de Navarra o Puerta del mercado, la Puerta de Francia , la Puerta Notre Dame (Nuestra Señora) y la Puerta de Santiago.

    .

    .

    .

    Las fortificaciones de Saint-Jean-Pied-de-Port y el castillo real constituyen un conjunto defensivo de primera importancia. Efectivamente, para el rey de Navarra, Saint-Jean-Pied-de-Port constituía una plaza estratégica y una posición avanzada destinada a proteger su reino y su capital, Pamplona, contra sus potentes vecinos, principalmente, el rey de Inglaterra, dueño del cercano Labourd.

    .

    .

    VISITA AL PAÍS DE CIZE

    ¡Siga las huellas de la guarnición! Detrás de la iglesia Notre-Dame-du-Bont-du-Pont, una escalera lleva a la ciudadela por el camino de ronda. Bonito paseo para grandes y pequeños en las alturas de Saint-Jean-Pied-de-Port.

    .

  12. .

    La Puerta de Notre-Dame es la puerta mejor conservada de las que dan acceso a Saint-Jean-Pied-de-Port; aún lleva las huellas de sus pesados batientes de clavos y de su grada original.

    .

    .

    Por ella se accede al ”barrio de España”, la ”ciudad nueva” medieval, que, en los siglos XVII Y XVIII, pronto se desarrolló fuera de las murallas.

    .

    .

    Una vez pasado el puente, más allá del río Nive, la calle de España era entonces un opulento barrio de comerciantes y artesanos. Los tenderetes de los zapateros, los tejedores y los joyeros. Los picapedreros, los artesanos chocolateros… atraían a los transeúntes de todo el país de Cize.

    .

    .

    A mediados del siglo XVIII, la ciudad contaba con 64 maestros artesanos y 36 obreros. En la misma época, la ciudadela abrigaba una guarnición de más de 500 hombres.

    .

    .

    MAGNÍFICOS DINTELES

    En ambas partes de la Puerta Notre-Dame, en la calle de la Ciudadela y la calle de España, usted podrá admirar los dinteles que dominan las puertas. Nos dan importantes indicaciones con respecto a la fecha de construcción o de rehabilitación de la casa, al nombre del dueño y el oficio que ejercía.

    .

    .

    FRANQUEAR EL RÍO NIVE

    En el siglo XIV, un puente de madera, que se levantaba en caso de peligro, unía ambas partes de la ciudad. Auténtico enlace entre la ciudad alta y la ciudad baja, solucionaba el problema del paso del río Nive, que tanto preocupaba a los primeros peregrinos. En el siglo XI no existía puente, sólo un vado probablemente en el barrio de Ugange, donde los recaudadores de peaje, que no siempre eran honrados, ayudaban a los peregrinos a pasar a la otra orilla. En un primer tiempo de madera, el actual puente de Eyheraberry, llamado ”puente romano” fue construido en piedra alrededor de 1720.

    .

    .

    LA PUERTA NOTRE-DAME LUGAR DE CITA DE LOS PEREGRINOS

    La entrada del hospital dedicado a recibir a los peregrinos se encontraba fuera de la Puerta Notre-Dame. Un paso abovedado arriba de la calle y de la puerta permitía la comunicación entre la iglesia y el hospital. Observen los bancos de piedra empotrados en los muros de cada lado. Era allí donde los peregrinos más pobres solían esperar la apertura del establecimiento caritativo y la distribución de las raciones alimenticias.

    .

  13. .

    ”Hay que subir ocho millas y bajar otras tantas” decía Aimery Picaud, en la primera ”Guía del peregrino” (s.XII). Desde el Puerto de Roncesvalles donde en 1132, fue edificado el famoso Hospital Nuestra Señora de Roncesvalles, los peregrinos aún han de recorrer 800 kilómetros antes de llegar por fin a Santiago de Compostela

    .

    .

    ALFORJA Y BORDÓN

    El peregrino medieval iba vestido con una túnica de tela gruesa, larga para las mujeres, corta para los hombres. Los hombros iban cubiertos por una caperuza y la cabeza protegida por un ancho sombrero. Hay que esperar el s.XV para que aparezca la esclavina… Los complementos imprescindibles: el bordón (bastón), la alforja, la caja de acreditaciones (s.XV), la calabaza y de regreso, la emblemática concha recogida en el mar de Galicia.

    .

    .

  14. Aún hoy, por la mañana temprano, los adoquines de la calle de España suenan con los pasos de los peregrinos. Con el mismo valor que en la Edad Media, los peregrinos después de una noche de descanso, abandonan la ciudad para, por fin, cruzar los Pirineos….

    .

    .

    La etapa siguiente es la de Roncesvalles, en España: se accede por la ruta ”moderna” (1884) que lleva al Puerto de Roncesvalles (1057m) por el pueblo de Valcarlos o bien por la ”ruta de las Cimas”. Antes de ser el itinerario preferido de los peregrinos, -menos nevado que el de Somport-, esta ruta histórica fue, desde la Antigüedad, un eje comercial de mayor importancia entre Oriente y Occidente. Única vía accesible para los enganches, también la cogían los pastores y sus rebaños, las legiones romanas, el ejercito de Carlo Magno yendo a atacar a los Sarracenos, las tropas de Fernando el Católico y Carlos Quinto a la conquista del reino de Navarra y, ulteriormente, los soldados de Napoleón, que le pusieron el nombre de ”ruta de Napoleón” o ruta de la artillería…

    Lugares de interés: los numerosos vestigios, cromlechs, restos de viviendas, túmulos, dólmenes, trofeo romano de Urkulo, reductos, son pruebas de la presencia del hombre.

    .

    .

    LOS PUERTOS DE CIZE EVOCADOS EN LA ”CHANSON DE ROLAND” (LA CANCIÓN DE ROLAND)

    El más antiguo de los cantares de gesta franceses, escrito al final del siglo XI también es el primer cantar del peregrino a Compostela. En él, cabalgan por la vía sagrada los héroes más populares: Roland le Preux (Roland el Valiente), sobrino de Carlo Magno, Olivier el Sage (Olivier el Sabio)… En él se evoca la batalla de Roncesvalles y las leyendas que la rodean…

    .

    .

    LA LEYENDA DE SANTIAGO DE COMPOSTELA

    ¿Quién fue Santiago? ¿Por qué tantos peregrinos rumbo a Santiago de Compostela ya en el año 1000?… Santiago llamado el Mayor fue uno de los primeros apóstoles de Cristo. Cuenta la leyenda que murió decapitado en Jerusalén en el año 44 de nuestra era, por orden del rey Herodes Agrippa, opuesto a la iglesia naciente. Según cuenta la leyenda, dos discípulos llevaron sus restos en una barca de piedra hasta las costas gallegas donde en el siglo IX un ermitaño guiado por una estrella descubrió su sepultura. El culto de las reliquias, muy importante en aquella época, confirió rápidamente al lugar su vocación de importante lugar de peregrinación, al igual que Jerusalén y Roma Campus Stellae (”el campo de la estrella”) se convirtió en Santiago de Compostela. A finales del siglo XI, la ciudad, en los confines de las tierras, se dotó de una iglesia románica que debería convertirse en una de las catedrales góticas más imponentes de Europa.

    .